lunes, 6 de marzo de 2017

Dorada a la sal



Esta es una de las formas más sencillas y deliciosas de preparar el pescado asado, conservando todo su sabor y jugosidad. Según he leído su origen viene de los pueblos cercanos al Mar Muerto, donde antiguamente lo preparaban con una mezcla de arcilla y agua, más tarde surgió la variante de hacerlo con sal muy gruesa. Y en mi caso además con un toque especial, que es totalmente opcional y está marcado así en los ingredientes.

En España, se prepara desde hace muchísimos años en toda la costa, especialmente en la mediterránea, donde varias provincias se disputan su autoría, unos dicen que es típico de la costa catalana, otros que de la murciana y otros de la andaluza,  sea como sea, en eso no voy a entrar. 

Pero si comentaros que es una de las formas más saludables y deliciosas de cocinar algunos pescados como la lubina, el besugo, la merluza y por supuesto la dorada. Además es una receta apta para dietas de adelgazamiento y tan sencilla que la puede preparar hasta un estudiante o novato, tan solo hay que seguir unos pasos muy básicos y conseguiremos un plato de lujo y nada salado si utilizáis la sal adecuada y el tiempo justo que necesita.

Sin más dilación vamos con esta deliciosa receta.


Ingredientes para dos comensales:

Una dorada fresca de aproximadamente 750 gr. 
Un kilo y medio de sal muy gruesa, especial para hornear.
Agua para humedecer la sal.
Una ramita de romero fresco*Opcional
Pimienta variada de molinillo gruesa*Opcional


Preparación:

Le pedimos a nuestro pescadero que destripe la dorada, a ser posible sin hacerle un corte y en el caso de que lo hagan, que no sea muy grande y que no le quite las escamas. Una vez en casa lo enjuagamos muy bien por dentro y por fuera con agua muy fría, escurrimos bien y reservamos en sitio fresco.


Ahora preparamos la sal poniéndola en un cuenco amplio, le añadimos el romero deshojado y como una cucharada de postre de pimienta molida gruesa, removemos bien y mojamos con medio vasito de agua fría, entonces mezclamos bien con las manos muy limpias. 



A continuación ponemos algo menos de la mitad de la sal humedecida en una bandeja para hornear, la distribuimos bien haciendo una capa de algo más de medio cm. Ponemos encima la dorada, mirando que quede bien cerrada. La cubrimos con el resto de la sal y cuando la hayamos puesto toda, la vamos rodeando con las manos y dándoles golpecitos para que amalgame bien, hemos de hacerle una cobertura de no menos de 1 cm.

Introducimos la bandeja en la parte media-baja del horno, que previamente habremos precalentado a 200º arriba y abajo y lo dejamos hornear 15 minutos por cada medio kg, en mi caso fueron un total de 20 minutos. Entonces sacamos y dejamos reposar 2 ó 3 minutos.



Servimos inmediatamente, rompiendo con un mazo de cocina la costra de sal y retirándola, quitamos la la piel y servimos con cuidado de no poner espinas ni granos de sal. La acompañamos con una guarnición de nuestro gusto, en nuestro caso con judías/alubias cocidas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima, un poco de mahonesa casera suave y un buen pan. Y ya la tenemos lista para disfrutar!!!


Como veis no puede ser más sencilla y el resultado es siempre un éxito. Tan solo tenemos que poner el doble y un poco más de sal gruesa especial para horneardel peso del pescado, humedecerla lo recomendado y no pasarnos con los tiempos de cocción indicados. He puesto la foto de la espina, para que veáis el color rosado que tiene que tener, si está asado en su punto de jugosidad.

Otra recomendación es servirla siempre recién hecha, si la dejáramos reposar más del tiempo indicado, podría tomar demasiado la sal y quedar reseca, cosa que no es nada agradable. Y también hemos de ir con cuidado al retirar la piel, para que quede lo más bonita posible, cosa que yo no siempre consigo...jejejee

Espero que os guste!!!
Bon profit, buen provecho..!!!


6 comentarios:

  1. Extraordinariamente explicado y tiene que estar magnífica !!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leandro, viniendo de ti es todo un honor!!! A nosotros nos encanta el pescado y siempre lo trato con mucho mimo, me alegra que te haya gustado.
      Besos y feliz semana!!

      Eliminar
  2. Halaaa qué pintaza! Justo el otro día yo también hice dorada a la sal, pero en el microondas. Para mí cocinar a la sal es una de las mejores formas de hacer el pescado porque se hace en su jugo y mantiene todo su sabor.

    Tengo nueva receta:

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es/2017/03/cerdo-al-ajillo-con-cerveza.html

    Espero que te guste. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tytania!!! El pescado así es una delicia, queda super jugoso y siempre lo hago al horno, ya que yo no suelo cocinar al microondas, tan solo dos o tres cositas que no quiero cocer el agua.
      Saludos, cuando tenga un rato me paso a ver tu receta.

      Eliminar
  3. Hace mucho tiempo que no hago, durante un periodo de tiempo hacia muy a menudo, ahora que he visto tu receta me ha entrado ganas de volver a hacer. Es una forma de cocer el pescado espectacular, es muy sana y como tu dices conserva todo el sabor quedando muy jugosa. Muy buena explicación, creo que es importante que la gente aprenda a cocinar de esta forma. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! Es que eso va por temporadas, a mi me pasa lo mismo. Además de que me gusta hacer piezas de no menos de 500 gr. ya que es un plato del que todo el mundo quiere repetir. Ojala la gente joven se anime a meterse más en la cocina y vean que comer de forma saludable y deliciosa, no es tan complicado como pueda parecer.
      Besos y feliz finde!!

      Eliminar

Blog de recetas tradicionales y caseras, actuales, del día a día y festivas. Ninguna de mis recetas pueden ser copiadas ni indexadas, en otro blog o página web. Gracias por vuestras visitas, si tenéis alguna duda, me podéis encontrar en https://www.facebook.com/CuinaAmbLaMestressa.
Besitos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

Google+Seguidores