lunes, 9 de enero de 2017

Albóndigas de pollo en salsa Teriyaki casera



Seguimos con platos sencillos, ligeros y económicos, en esta ocasión con otra receta muy completa, saciante y deliciosa, ideal para dietas. Albóndigas de pollo en salsa Teriyaki, acompañadas de arroz jazmín, brotes de soja y cebolleta, para que además resulte refrescante y muy diurética.

La salsa Teriyaki es una de las más conocidas y utilizadas en la cocina japonesa, para adobar y glasear cualquier carne o pescado asado en el horno o en la plancha. Según he leído en la wiki, la palabra "teriyaki" deriva de la palabra "teri" que se refiere al brillo de la salsa y "yaki" que se refiere al método de cocinarla, asada, tal como he comentado y después sumergirlas o bañarlas con el glaseado.

En esta ocasión he cocinado las albóndigas de forma algo diferente, según una receta que vi hace mucho tiempo, pero que he tuneado a mi gusto y os aseguro que son una delicia. La salsa es la que he preparado siempre y es la que más me gusta de las que he probado, por su brillo y sabor.

Y venga, vamos con esta exótica y deliciosa receta.


Ingredientes para 4 comensales:

Para las albóndigas, necesitaremos:

Medio kg. de carne picada de pollo, o de pavo y pollo.
Una cucharadita de postre, de ajo y perejil, muy picaditos.
Una cucharadita de postre, de la parte verde y tierna de una cebolleta.
Una cucharadita de café, de cebollino picadito.
Media cucharadita de café, de comino molido.
Una pizca de pimienta blanca molida.
Dos cucharadas soperas rasas de pan rallado.
Una cucharada sopera colmada, de salsa de soja baja en sal.
Media cucharadita de café, de jengibre fresco rallado.
Un huevo mediano.
Sal al gusto.
Harina para rebozar las albóndigas.


Para la salsa teriyaki, necesitaremos:

Media taza de salsa de soja, baja en sal.
Media taza de azúcar moreno.
Una cucharada sopera rasa, de aceite de sésamo.
Un par de cucharadas soperas rasas, de mirim{licor dulce de sake} o en su defecto una cucharada sopera rasa, de vinagre de arroz.
Media cucharadita de postre, de jengibre fresco rallado.
Una taza y media, de agua.
Dos cucharaditas de postre, de harina/almidón de maíz, tipo Maizena.
Una cucharadita de postre, de semillas de sésamo.

Para la guarnición, necesitaremos:

Dos tazas de arroz jazmín, el doble de agua, que coceremos según las indicaciones del fabricante. Aproximadamente 500 gr. escurridos de brotes de soja en conserva y las hojas verdes de un manojo de cebolletas.


Preparación:

En un cuenco amplio ponemos todos los ingredientes de las albóndigas, los amasamos con las manos bien limpias y dejamos reposar media hora en sitio fresco y seco. Seguidamente formamos las albóndigas, si las vamos a freír como en mi caso, nos untamos las manos con agua fría. 

Cuando las tengamos todas, las pasamos ligeramente por harina y las freímos también muy ligeramente, pues nos han de quedar muy jugositas, en abundante aceite de oliva y reservamos sobre un papel de cocina.

Si las vamos a cocinar al horno, nos untamos la smanos con aceite, y conforme las vayamos haciendo, las disponemos sobre una fuente de horno que habremos cubierto con papel vegetal, las horneamos 15 minutos a 180º, aunque a mi de esta manera no me gustan tanto, pero eso al gusto.


Ahora vamos a preparar la salsa Teriyaki, poniendo todos los ingredientes, menos el almidón de maíz y media taza de agua, en una cazuela o sartén amplia. Ponemos la cazuela a fuego muy bajo y vamos removiendo hasta que el azúcar se haya disuelto totalmente. Entonces desleímos bien la maizena en la media taza de agua reservada y mezclamos bien con unas varillas.

Cuando retome un hervor suave, dejamos cocer unos 5 minutos, seguidamente incorporamos las albóndigas reservadas y si nos gusta, un poquito más de semillas de sésamo, dejamos hacer chup chup ligeramente durante unos minutos. apartamos y reservamos al calor. 


Servimos un lecho de arroz jazmín cocido en cada plato, disponemos 5 ó 6 albóndigas encima y napamos con un poquito de salsa. Repartimos sobre el arroz, una capa de brotes de soja, espolvoreamos con los tallos verdes y limpios de la cebolleta cortada al sesgo, ponemos el resto de albóndigas, brotes y arroz en fuentes y cuencos, para que cada comensal se sirva al gusto. Y ya tenemos nuestro delicioso plato oriental, listo para disfrutar!!!

Espero que os guste!!!
Bon profit, buen provecho..!!!


2 comentarios:

  1. Y yo añadiría que muy apetecibles ¡porque menuda pinta tienen estas albóndigas!

    Estas recetas se agradecen un montón porque son diferentes a lo que comemos siempre pero no son muy complicados de preparar

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!! A nosotros nos encantan este tipo de recetas sencillitas y sabrosonas. Además de que de vez en cuando apetecen.
      Besos mil!!

      Eliminar

Blog de recetas tradicionales y caseras, actuales, del día a día y festivas. Ninguna de mis recetas pueden ser copiadas, ni indexadas, en otro blog o página web. Gracias por vuestras visitas, si tenéis alguna duda, me podéis encontrar en https://www.facebook.com/CuinaAmbLaMestressa.
Besitos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

Google+Seguidores